lunes, 12 de junio de 2017

Un estudio en ‘Science’ aseguraba que nos gusta pagar impuestos

Dentro de pocas semana finaliza la campaña de la renta de este año, lo cual me recuerda un artículo que escribí hace unos años sobre un estudio publicado en ‘Science (Science 2007;316:1622-1625) en el que se nos aseguraba que encontramos cierto placer en eso de pagar impuestos. Y no era ninguna ironía. Los autores lo decían en serio.

De hecho, ellos mismos, un psicólogo cognitivo y dos economistas de la Universidad de Oregon, se quedaron estupefactos al comprobar los resultados. Explicaban que emplearon resonancia magnética funcional, prueba de imagen que permite observar qué áreas del cerebro se activan en respuesta a determinados estímulos, en un grupo de 19 mujeres. A cada una se le entregaron 100 dólares y, al mismo tiempo que se examinaba su cerebro, se les instó, como impuesto obligatorio, a destinar una parte de ese dinero a bancos de comida.

En el momento en que veían en la pantalla del ordenador cómo su dinero se evaporaba, los investigadores observaron cómo dos regiones primitivas y profundas del cerebro, llamadas caudate nucleus y nucleus accumbens, se activaban de forma significativa. Se trata de áreas de nuestra mente que, según anteriores estudios, se activan cuando el hambre, la sed y algunos placeres resultan saciados.

miércoles, 31 de mayo de 2017

Mi tesorooooo... Una psiquiatra diagnosticando a Gollum

De vez en cuando no es raro encontrar en la literatura médica trabajos dedicados a analizar el estado de salud de personajes históricos reales e incluso de ficción. Se ha investigado, por ejemplo, el caso de Tintín y su hipogonadismo hipogonadotropo derivado de múltiples traumatismos craneales (CMAJ 2004;171:1433-1434). También comenté en este blog las investigaciones sobre el estado mental del osito Whinnie Pooh y sus amigos (CMAJ 2000 163:1557-1559) y también hay quien se ha dedicado a profundizar en el trastorno de personalidad antisocial de Sansón (Arch Gen Psychiatry 2001;58:202-203).

Hoy vamos con otro famoso personaje de ficción: Gollum. Fue el paciente acomodado en el "diván imaginario" de la psiquiatra Elizabeth L. Sampson, quien con un grupo de estudiantes firmó el análisis exhaustivo del personaje en el British Medical Journal (BMJ 2004;329:1435-1436) hace algo más de una década.

En apenas dos páginas, la Dra. Sampson hizo un repaso de la biografía de este patético personaje de ‘El Señor de los Anillos’, informándonos, por ejemplo, de que es soltero, que tiene 587 años o que no se le conoce "historia de abuso de sustancias", aparte del tabaco de pipa que pudo fumar en su adolescencia cuando era un hobbit ‘relativamente’ normal.

jueves, 18 de mayo de 2017

Un orgasmo por los pies y un botón del placer

Los misterios del placer sexual femenino han sido estudiados a menudo y en la literatura médica uno puede encontrar investigaciones de todo pelaje. Una de las cosas que llama la atención son los orgasmos llamados “espontáneos”, que experimentan algunas mujeres en situaciones en las que, a priori, no deberían ser excitantes. Sea dicho que para la gran mayoría este fenómeno es una maldición, puesto que no tiene nada de agradable ni placentero alcanzar el clímax cuando no es deseado, lo cual, además, puede ocurrir en situaciones de lo más comprometido.

Diferentes tipos de fármacos se han asociado a estos orgasmos espontáneos, como algunos inhibidores de la recaptación de serotonina que se utilizan para tratar la depresión y la ansiedad. También se habla de un hongo hawaiano cuyo olor –bastante fétido, por lo que dicen- es capaz de desencadenar orgasmos en casi la mitad de las mujeres que lo huelen, según un estudio que se publicó en el ‘International Journal of Medicinal Mushrooms’ (2001;3:162). Los autores explicaron que hicieron su experimento con 16 mujeres y 20 hombres. Seis de las féminas alcanzaron el clímax de forma espontánea mientras que las otras 10 experimentaron un aumento de la frecuencia cardiaca.

Los autores escribieron que el pestilente aroma de esos hongos tropicales tal vez contiene sustancias parecidas a hormonas que comparten algunas similitudes con los neurotransmisores que se liberan durante el acto sexual. En cualquier caso, desde entonces no se ha sabido nada de esas excitantes setas ni los resultados han sido replicados por otros científicos, lo cual pone muy en duda tanto la existencia de los hongos como sus propiedades.

martes, 25 de abril de 2017

Rock australiano y habilidades quirúrgicas

En el artículo anterior escribí sobre el llamado “Efecto Mozart” y de cómo la propia responsable del estudio que dio pie al revuelo mediático que tuvo lo cuestionaba, diciendo que su pequeña investigación no demostraba en ningún momento que escuchar al genio de Salzburgo volviera más inteligentes a las personas.

También comentaba un insólito estudio en el que se concluía que los endoscopistas que practicaban colonoscopias aumentaban su tasa de detección de pólipos precancerosos si escuchaban música de Mozart.

El tema de la influencia de la música sobre la inteligencia, las habilidades médicas o incluso sobre la propia salud ha llenado muchas páginas de literatura científica. Por ejemplo, se ha estudiado si la música de Mozart influye en los resultados de la campimetría –prueba para evaluar el campo visual- en pacientes con glaucoma (Investigative Ophthalmology & Visual Science 2010,51:5521). Por cierto, se observó que no influía en absoluto.

Incluso se ha comparado la música de Bach con la de Mozart en recién nacidos prematuros para comprobar si les ayuda a reducir el gasto de energía en reposo (Journal of Perinatology 2014;34:153-155). En este caso sí que observaron diferencias a favor del compositor austriaco y en contra del alemán.

viernes, 7 de abril de 2017

Mozart y las colonoscopias

Tal vez algunos hayáis entrado en este post intrigados por su título, preguntándoos qué demonios tendrá que ver el maestro de Salzburgo con la introducción por el recto de una cámara de vídeo fijada a una sonda.

Pues la relación existe, por lo menos a tenor de un estudio médico que se presentó en las Sesiones Científicas del Colegio Americano de Gastroenterología de 2011. Resulta que cuando los médicos que practican colonoscopias llevan a cabo este procedimiento al mismo tiempo que escuchan música de Mozart, su habilidad para detectar pólipos precancerosos aumenta. ¡Viva Mozart!

Seguramente no compuso su ‘Réquiem’ ni su ‘Sinfonía número 40’ con intención de mejorar el cribado de adenomas en el colon, pero mira por donde, su magistral obra tiene esos efectos. Es lo que explicaron la doctora Catherine Noelle O’Shea y el doctor David Wolf, del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas, en Houston (Estados Unidos), en aquellas sesiones científicas.